Páginas vistas en total

sábado

PANDORA

Jeffrey Batchelor



  • Pandora es la primera mujer. Hefesto (dios del fuego) la modeló a imagen y semejanza de los inmortales con la ayuda de Palas Atenea (diosa de la sabiduría).






  • Zeus ordena su creación para castigar a la raza humana, porque Prometeo había robado el fuego divino para dárselo a los hombres.
  • Cada dios le otorgó a Pandora una cualidad como la belleza, la gracia, la persuasión y la habilidad manual, entre otras cosas; pero Hermes (mensajero de los dioses, e intérprete de la voluntad divina) puso en su corazón la mentira y la falacia.





  • Todo comienza cuando Zeus le entrega a Pandora una jarra para que se la lleve a Epimeteo (hermano de Prometeo).
  • Ésta, contenía todos los males existentes, y por ende, se le prohíbe abrirla; sin embargo, Pandora -quien poseía una gran curiosidad- hace caso omiso de la orden de Zeus y abré la jarra.
  • En ese momento, todos los males escapan y se alojan entre los hombres. Pandora asustada cierra la jarra dejando un solo elemento sin escapar, la Esperanza.
  • Lo que llama la atención es el porqué los antiguos griegos consideraban la esperanza como un mal.
  • Si buscamos la definición de esperanza nos encontramos con que es “el hecho de desear que algo se cumpla”.
  • Pero, ¿qué podría haber de malo en desear algo y sentarse a esperar que ocurra? Bueno, de hecho, la máxima que se contrapone a la esperanza es: “Nadie puede hacer el trabajo por ti”. Tú eres el constructor de tu propia vida.








  • Es por esto que no podemos andar por la vida persiguiendo fantasmas para que cumplan nuestros deseos.
  • Somos nosotros los que tenemos que trabajar para lograr nuestros objetivos.



Henry Meynell Rheam



...

1 comentario:

Trecce dijo...

Me ha gustado la forma de contar la historia de Pandora.

MÁGICO ARTE

MÁGICO ARTE
BALLET AND DANCE IN THE ART

MI OTRO BLOG

Powered by BannerFans.com

Desde mi mundo irremediablemente inverosímil rodeada de abalorios y amigos sin raíces me aferro al tiempo sin saber que existen los relojes. (Delia Quiñónez)