Páginas vistas en total

sábado

Zhang Haiying, impactante realidad


zhang haiying beijing artist painter painting
  • Este artista chino, va más allá de las simples figuras femeninas en sus magistrales lienzos.
  • La prostitución y la humillación sentida por las protagonistas de sus obras toman protagonismo y nos hace reflexionar.
  • A continuación el sabio comentario de:
ANTONIO CAMPILLO, que viene a visitarnos desde su excelente página : DACTYLIOTHECA nos dice así:

"Carla, siempre, siempre, la mujer sojuzgada, maltratada, vendida y comprada, sean cuales sean los motivos que cada una de los millones que existen en el mundo tengan, es la cara de la incivilización de una mal llamada civilización.

Zhang Haiying ha sabido dulcificar la piel con el pincel, expresar el desgarro con la espátula, no retratar las caras de la prohibición sino los cuerpos en venta y rodeándolas, siempre la represión.

Desoladora y lacerante exposición. Excelente motivo de reflexión."



  • zhang haiying beijing artist painter painting

    zhang haiying beijing artist painter painting

























4 comentarios:

Trecce dijo...

Marvillado estoy aún.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Carla, siempre, siempre, la mujer sojuzgada, maltratada, vendida y comprada, sean cuales sean los motivos que cada una de los millones que existen en el mundo tengan, es la cara de la incivilización de una mal llamada civilización.

Zhang Haiying ha sabido dulcificar la piel con el pincel, expresar el desgarro con la espátula, no retratar las caras de la prohibición sino los cuerpos en venta y rodeándolas, siempre la represión.

Desoladora y lacerante exposición. Excelente motivo de reflexión.

Marcelo dijo...

Me cortó la respiración. Belleza y dolor. Impresionante.

Helen H Trachy dijo...

Je suis bouche bée devant tant de belles oeuvres. C'est magnifique! Plein de beauté, de fragilité et d'émotion. FÉLICITATIONS.

MÁGICO ARTE

MÁGICO ARTE
BALLET AND DANCE IN THE ART

MI OTRO BLOG

Powered by BannerFans.com

Desde mi mundo irremediablemente inverosímil rodeada de abalorios y amigos sin raíces me aferro al tiempo sin saber que existen los relojes. (Delia Quiñónez)