Páginas vistas en total

viernes

Ricardo Fernández Ortega, mucho más que sueños




 Llegué cuando una luz muriente declinaba.

Emprendieron el vuelo los flamencos dejando

el lugar en su roja belleza insostenible.

Luego expuse mi cuerpo al aire.

Descendía
hasta la orilla un suelo de dragones dormidos

entre plantas que crecen por mi recuerdo sólo.


Levanté con los dedos el cristal de las aguas,



contemplé su silencio y me adentré en mí misma.

  • María Victoria Atencia
De Compás binario (1979 y 1984)       




2 comentarios:

Susan Roux dijo...

So amazingly beautiful.Thanks for sharing.

Trecce dijo...

Muy bonitos.
Y unos versos deliciosos: "Llegué cuando una luz muriente declinaba..."

MÁGICO ARTE

MÁGICO ARTE
BALLET AND DANCE IN THE ART

MI OTRO BLOG

Powered by BannerFans.com

Desde mi mundo irremediablemente inverosímil rodeada de abalorios y amigos sin raíces me aferro al tiempo sin saber que existen los relojes. (Delia Quiñónez)